martes, 24 de septiembre de 2013

ESPANYOL 3-2 ATHLETIC. “Los pericos fueron los leones”




Lo anticipábamos, éstos pericos de Aguirre tienen más garra, carácter e intensidad que su rival un Athletic de Valverde muy vulnerable.

Esta intensidad colectiva se sintetizó en la actuación de Víctor Sánchez, un verdadero zapador, y que ayer le vimos en la mejor actuación de su vida.

Cierto que metió un golazo y que estuvo de 9 en el 2º gol. Pero le recordaremos en este partido por todo lo que hizo aparte de los dos goles.

36 participaciones en las jugadas de su equipo.

15 recuperaciones y qué forma de recuperarlas (el que más)

18 jugadas interrumpidas del rival con recuperación incluida.

Solo 3 faltas realizadas y 2 recibidas.

Y lo que corrió, vaya si corrió……..
Víctor Sánchez; pudo con todo y con todos
Pero vayamos al partido, Aguirre hizo lo que esperábamos, excepto situar a Pizzi como 2º delantero.

Seguramente para neutralizar la salida de balón por dentro a Iturraspe y M. Rico, fijar a sus centrales y liberar más a Sergio García.

De todas formas, Pizzi nos gusta mucho más escorado en banda, con terreno por delante y con mucho más contacto con el balón y con el juego, y no jugando de espaldas a la portería rival como le situó Aguirre.
Valverde hincó la rodilla
Valverde sí que -de nuevo- nos sorprendió negativamente en su apuesta de juego.

Tiene que decidirse ya por un estilo propio, jugar con más descaro y con los mejores jugadores.

Ayer hizo vulnerable a su equipo al apostar por Laporte en banda izquierda y como central zurdo a Gurpegui.
Aguirre, todo un carácter.
Esa banda fue la zona por donde el Espanyol desatascó el partido; Stuani muy generoso en el esfuerzo y la basculación de Sergio García hicieron trizas la estabilidad defensiva del Athletic.

Pero lo que menos nos gustó -de nuevo- es su insistencia en adelantar su posición a Beñat.

Beñat es un pivote puro; acostumbrado a jugar 30 metros más atrás; a intervenir en todas las acciones de transición de su equipo e interrumpir las del rival; a pedir y tener el balón; a ver a sus compañeros de ataque y a la portería rival de frente.
Beñat no es media punta, es pivote.
Pues Valverde le hizo situarse 30 metros más adelantado,jugar de espaldas a la portería rival y por delante del balón. Nunca estuvo cómodo y el equipo lo notó muchísimo.

También no compartimos que no estuvieran de inicio Ander e Ibai.

El Athletic quiso, peleó, pero la escasa estructura organizativa de su equipo y su apuesta muy conservadora, hizo que Casilla no tuviera que intervenir.

Fue un partido áspero, trabado, con infinidad de pases errados por la tremenda presión que los dos equipos realizaban y que hasta el momento tiene el dudoso honor de ser el partido con más balones perdidos:234 balones perdidos.

Pero también y esto sí hay que alabarlo es el partido de Liga con más recuperaciones hasta el momento con 173.

Pero los pericos sabían qué hacer con el balón una vez recuperado y el Athletic no, a pesar de su notoria posesión mayor (59%).

En definitiva un partido donde Aguirre -el vasco- lo planteó de la mejor manera y donde Valverde -sin capacidad de reacción- no estuvo a la altura.

3 comentarios:

5 ultimos post de la pizarra ....