lunes, 25 de febrero de 2013

BETIS 3-0 MÁLAGA. PELLEGRINI, TENEMOS UN PROBLEMA



 

La famosa frase que inmortalizó un astronauta del Apolo XIII dirigiéndose a Houston, le viene al dedillo a Pellegrini.

Los tripulantes de la nave espacial tenían un problema con dos de las 3 fuentes de energía de la nave. Fue un fallo imprevisto.

Pellegrini tiene muchos problemas y muy graves y la diferencia con el significado de la famosa frase es que no han ocurrido de manera imprevista sino que han sido la consecuencia de la suma de factores preocupantes que se habían detectado hace meses.

Se veía venir desde el partido contra el Madrid. Se han jugado 8 partidos y el equipo se ha desvanecido, difuminado como un azucarillo en el café.

No sirvieron de alerta los consecutivos partidos contra Deportivo, Celta, Mallorca, Zaragoza, Levante y Athletic, porque en la mayoría de ellos o se ganó o no se perdió, pero el equipo y varios jugadores determinantes habían dejado de ser los de los primeros 5 meses.

Hablábamos de posible revancha. No lo fue. En el primer partido el Betis aunque goleado (4-0) y con 10 nunca perdió la cara.
Beñat, superlativo
Ayer Pellegrini y su equipo nunca dieron la cara, excepción hecha de Caballero. El Betis le rompió la cara desde el primer minuto al último.

48 recuperaciones del Málaga lo dicen todo; 75 era la media del Málaga, ayer 48;  Toulalan 0 recuperaciones; Joaquín, Isco, Portillo, Saviola y Baptista, entre los 5, solo 6 recuperaciones.

En el Betis Beñat, él solito, 12 recuperaciones y además 3 asistencias de gol y más asistencias de todos los colores. Y no hablaremos de Cañas y cía.

Pellegrini, ¿A éstos 2 quiénes les vigilaban y cómo?
Jorge Molina se comportó como un crack
Jorge Molina realizó, él solito, 6 remates también de todos los colores, el doble de los realizados por todo el Málaga y estuvo presente en casi todas las acciones de peligro.

Pellegrini, ¿Quiénes y cómo le vigilaban?

La línea de 3 del Betis -que parecían 6- fue un torbellino de movimientos; Juan Carlos parecía Gento porque la banda derecha del Málaga fue un coladero (también la izquierda, el centro etc.) y el sacrificio, talento y desmarques de Pabón y Campbell fueron tantos y tan continuos que a veces parecían duplicados o triplicados ¿Es Campbell o es Pabón? ¿Es Pabón o es Campbell? ¿Pero quienes demonios son?
¿Pabón o Campbell?
27’ de posesión contra 21’ (6’ más y 6’ menos de la media de cada uno)

15 asistencias contra 2.

21 remates contra 3. Sobran los comentarios.

Caballero habla hoy de baile ¡no! fue un concurso de baile donde todos asistíamos perplejos a lo que sucedía en el terreno de juego.
Mel estuvo sensacional
Mel y su equipo porque no se creían lo que estaban haciendo; magnífica pre-concentración en Montecastillo, con un planteamiento perfecto y una estimulación, orden e intensidad colectiva que el Betis parecía el mejor Málaga de la Champions.

Pellegrini y su equipo porque no sabían de dónde salían tantos verdiblancos. Parecía que eran el doble.

Contemplar a Isco y Joaquín parados mirando a Beñat, Cañas, y cía., jugando y ellos a 5 pasos quietos era demoledor. La falta de intensidad se reflejaba en los rostros de los jugadores.

La misma falta de intensidad de Joaquín al sacar los 2 córners que lanzó, uno en cada tiempo, que no fue capaz de elevar el balón 1 metro y que no llegaron a portería.
¿Campbell o Pabón?
Acto seguido la descomposición y la falta de intensidad era del resto del equipo; 2 contraataques fulgurantes del Betis que no fueron gol de milagro.

La misma falta de intensidad de Joaquín situado a la corta, no saltando a por el balón de Beñat en el 1er córner (ponerle ahí es como no poner a nadie) y la falta de anticipación de Sergio Sánchez fue la misma conducta que en el 2º gol con la falta de garra e intensidad de Demichelis, Lugano y cía.
Así de fácil lo tuvieron
Tácticamente el equipo estuvo penoso y en intensidad estuvo desaparecido; el que más sudó fue Caballero y así continuaríamos con una colección de adjetivos negativos que harían sonrojar a cualquiera.

Cuando un jugador no está fino la responsabilidad es suya, cuando fallan 2 o 3 también.

Cuando fallan todos y cada uno -y no es la primera vez- es responsabilidad del míster

Es Pellegrini quien debe intentar revertir esta falta de intensidad, esta indolencia inaudita e injustificable en algunos jugadores, porque sin ella no es posible ganar un solo partido y el Málaga, el colectivo y Pellegrini la han perdido.

Estar en Europa, entre los 6 primeros, al final de la Liga, hoy, es una quimera para este equipo que ha asombrado a España y a Europa. Ahora está asombrando por lo contrario.
Pellegrini no quería ni mirar
Queda tiempo pero los síntomas de la enfermedad eran evidentes pero los resultados los tapaban. Ahora han salido al descubierto.

Quedarse solo con la lectura negativa de los 2 últimos partidos perdidos, como hace Pellegrini, resultará un error muy grave. Las dolencias vienen de más atrás.

Lo decimos con nuestra mayor admiración personal y profesional hacia Pellegrini pero tenemos que decirlo muy alto y muy claro. Es nuestro deber. En lo bueno y en lo malo.

2 comentarios:

5 ultimos post de la pizarra ....