domingo, 24 de febrero de 2013

MALLORCA 1 – 3 GETAFE. DESTINO FINAL.



 

Si definíamos el partido contra el Getafe de la 1ª vuelta como el origen de la caída a los infiernos, hemos de definir el partido de ayer como un calco de las situaciones vividas en ese partido; tanto en las decisiones arbitrales desafortunadas como en la falta de suerte en los remates, como en el protagonismo de dos ex-mallorquines Moyá y Colunga (jugó en el Soledad)

El destino final, título también de cine, está acercándose a pasos agigantados: la terrible situación de verse abocados al descenso.

Es más, ayer durante un buen rato, el Mallorca estuvo colista de la 1ª División y estamos ya ante la jornada 26 y a 7 puntos del equipo más cercano; el Zaragoza más quizá el gol average en contra (1-1) en la 1ª vuelta ya que con Osasuna prácticamente lo tenemos perdido.

Resumir el partido haciendo referencia, de nuevo, a los dos errores gravísimos del equipo arbitral, el primero del juez de línea que abortó una pared sensacional de Alfaro y Gio que se iba directo solo hacia el gol y el del árbitro en la decisión tremenda de señalar penalti por manos involuntarias y/o inexistentes de Nunes sería simplificar y dejar en manos de terceros -siempre están presentes en el fútbol- la explicación de la derrota.
Decisivos con sus errores
Manzano decidió acudir de nuevo al trivote defensivo y estabilizador -no lo olvidemos- del equipo. Ni Manzano ni el equipo han jugado así excepto el día del Valencia.

Esta decisión dejó fuera del equipo a Márquez en Valencia, el fichaje inicial esperanzador del equipo y titular indiscutible hasta la llegada de Manzano,  y ayer a Hemed el mejor rematador inicial del equipo y a jugadores de corte ofensivo como Pereira y Emilio.

Esa decisión supuso de nuevo el control del buen fútbol colectivo del Mallorca.

El Mallorca quiso ganar y quiso el balón desde el inicio, no soltó ningún patadón hacia delante, el fútbol se originaba desde atrás y Tissone y Pina engarzaban con los jugadores de arriba.
Barrada hizo mucho daño en la 2ª parte
Los movimientos individuales y colectivos del equipo eran buenos e interesantes. 

Todo el mundo sabía lo que tenía que hacer con balón y sin balón.

La posesión de balón subió de nuevo como la espunma y como ante Osasuna a 23’ (Caparrós tenía de media 17’), los remates se sucedían, los desdoblamientos en banda de Luna y sobre todo de Hutton abrían el campo, el Getafe mientras tanto se veía superado en todos los aspectos del juego.

Pero esa disposición táctica hacía que solamente 3 jugadores -muy pocos- fueran de nuevo los responsables de marcar y dos de ellos Alfaro y Gio son jugadores de segunda línea más que goleadores.

Tanto Martí -comprensible-, como Pina -menos comprensible-, como Tissone -poco comprensible- no solo no tiraron ni una sola vez a puerta sino que tampoco dieron asistencias en ataque ya que estaban comprometidos en la recuperación defensiva y en la transición organizada en el medio campo.
Sensacionales los 2
La situación en la tabla y la inequívoca necesidad de ganar merecían una forma inicial estructural más ofensiva. Cierto que lo hizo bien pero no es menos cierto que 7 jugadores de campo eran defensivos.

El Getafe, en cambio, tenía de inicio 4 jugadores con gol: Colunga, Barrada, P. León y D. Castro.
Luis García estuvo tácticamente de 10
Luis García, como la semana anterior Valverde, estuvo detrás de la resurrección de su equipo con unas decisiones atrevidas, valientes, ofensivas y tácticamente de 10.

Al ver que por dentro el trivote mallorquinista anulaba la transición ofensiva de su equipo, tomó una decisión tan genial como inesperada, sacar un pivote defensivo, Borja y colocar a un media punta en banda izquierda, Gavilán y hacer un 1-4-1-4-1 que empezó a dinamitar el partido.
Gavilán cambió el partido
El Getafe ya acumulaba hasta 5 jugadores ofensivos y con gol. El Mallorca y Manzano no reaccionaron.

Y ocurrió lo imprevisto, lo injusto e inmerecido: el penalti y el empate.

Manzano comentó -no sin razón- que a partir de ese momento no tuvieron tranquilidad ni supieron afrontar el resto del partido y todavía quedaba mucho, pero él fue el primero -como en Valencia- que no había reaccionado ante la apuesta de Luis García y después del gol, tampoco tuvo la serenidad ni la claridad suficiente para realizar un cambio drástico en los movimientos tácticos de su equipo.
Luis García y el partido le pasaron por encima
Sorprendentemente, como en Valencia, no realizó ningún movimiento táctico y solo se limitó al cambio de cromos de Víctor por Hemed y ya de nuevo muy tarde, a otro cambio de cromos, Emilio por Alfaro.

De nuevo como en Valencia siguió con el trivote hasta el final, que sin tener futbolistas del Getafe que vigilar ni circular el balón por dentro sino por fuera no supieron, a partir del cambio táctico de Luis García, qué hacer.

Los movimientos de Barrada y Gavilán nos mostraron un Getafe crecidísimo y todas sus acciones individuales y colectivas fueron, desde el minuto 56’, muy buenas.

Control de la posesión, circulación rapidísima del balón en el medio, penetraciones fulgurantes, sobre todo por la banda de Hutton, que no recibió ninguna ayuda, catarata de asistencias y de remates y 2 goles de bellísima factura hicieron que Manzano y sus jugadores asistieran sorprendidos a un vendaval de juego.

Muestra de ello es el tercer gol: 36” de duración de la jugada; 8 jugadores de campo distintos del Getafe que participan en ella y 14 pases consecutivos entre ellos sin mediar ninguna acción del Mallorca define claramente la solvencia en la estructura del Getafe y la descomposición total del Mallorca en esos momentos.

Al final catarata de centros al área (36-25), asistencias (13-11), de remates (15-15) y de jugadas en el área (5-10) entre los dos equipos dibujan un escenario que no es el que debe corresponder con la apuesta de un partido donde necesariamente habías de ganar.

Se permitió al rival muchísimas cosas que no dependían de terceros sino de Manzano y sus jugadores.

En conclusión el Mallorca, que necesitaba ganar imperiosamente, acabó el partido con el trivote defensivo.

El Getafe, en cambio, jugó 40’ con un solo pivote defensivo, primero Borja y luego Lacen.

En definitiva un varapalo tremendo por la forma y el fondo de perder.

Pero queda la esperanza de revertir la situación, así como protagonistas de la película de Destino Final escapan in extremis, esperemos que el Mallorca pueda evitar ese fatídico destino con nuevas oportunidades. Lo merece.

4 comentarios:

  1. Hola Fer,
    Pues... no hay mucho más que comentar.
    Como nos ocurre desde que está Manzano, volvimos a dominar gran parte del partido, a "jugar bien", a combinar, a merecer más y a no definir.
    Y de nuevo, por un fallo defensivo o un error arbitral (que forma parte del fútbol), todo se desmorona y nos quedamos sin nada.
    Ah, y otra cosa, como bien comentas... otra vez el entrenador rival hace cambios y busca soluciones que le da sus frutos... sin embargo el nuestro sigue inamovible, hombre por hombre, haciendo cambios, mal y tarde.
    Como no hay mucho mas que comentar respecto al partido, quería saber tu opinión de un jugador con el que soy muy crítico. Geromel.
    Desde principio de temporada me pareció que se estaba cometiendo un error muy grave al no reforzar adecuadamente la posición de central. Con Nunes cumpliendo un año mas, viniendo de lesiones y con la marcha de Chico y Ramis, mas la de Crespí, creía conveniente que la mayor inversión se hiciera reforzando esa posición con dos jugadores contrastados para ser titulares y otro con proyección.
    En su lugar trajeron a Conceiçao y Geromel.
    De Conceiçao dijeron que sería suplente pero que tenía futuro. No coment.
    Y de Geromel que era un gran fichaje, un jugador muy cotizado, con grandes condiciones y que hasta el Madrid se interesó por él.
    Como te he comentado, he sido supercrítico con Geromel. Pero veo que gran parte de la afición y muchos periodistas tienen una opinión muy diferente a la mía.
    Y como creo mucho en tu criterio, disfruto de leer tus explicaciones y esta web me da la oportunidad de preguntarte… Te pregunto.
    En mi opinión, no es contundente, expeditivo ni agresivo, pierde la posición varias veces por partido yendo a presionar arriba dejando un agujero en defensa, tiene problemas gravísimos para jugar el balón con la zurda (me llama la atención en un jugador profesional) y comete errores de bulto en cada partido.
    Esa es mi visión sobre él. Como te he comentado, al ver que soy de los pocos que piensa así, me planteo que quizás le miro con malos ojos. Que le tengo manía, vamos.
    Gracias por darnos la oportunidad de leer y comentar tus análisis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guiem! Gracias por tus reflexiones y disculpa el retraso en contestarte pero la vida se me ha complicado esta semana.

      Te contesto ahora sabiendo la victoria en Granada ¡Uff! Sigo pensando que el asunto es irreversible pero ojalá me equivoque. Me centro en el asunto de los centrales. Lo primero es que coincido contigo en que la pérdida de los 2 (Ramis y Chico)al mismo tiempo y que se complementaban muy bien y que fueron el 4º y el 1º en la recuperación de la Liga ha sido decisivo.
      Decisivo hubiera sido traer a alguien con prestancia y experiencia, que los hay, no se hizo y los 3 centrales han estado muy irregulares.

      El año pasado fueron tan importantes porque intervenían mucho y con acierto; anticipación defensiva, basculaciones etc., este año ha pasado lo mismo pero ninguno ha estado a la altura, aunque sigo pensando que Nunes es imprescindible.......

      Conceiçao, qué quieres que te diga, tenía órdenes de pegar pelotazo p'alante como fuera y además el equipo se iba desinflando. No es malo pero me gustaría verlo en una estructura táctica solvente y jugando el balón. Para hacerle hacer lo que hacía Caparrós cualquiera vale menos él que estaba acostumbrado a otro tipo de movimientos.
      Geromel,la gran pregunta,me gusta más para nuestro fútbol que Conceiçao, es agresivo a menudo en zonas innecesarias, tiene buena anticipación, va bien de cabeza y no es un negado a la hora de sacar el balón, pero.......está sin pulir tácticamente: abandona su zona, no bascula bien, hace faltas cerca del área, no contemporiza pero no me disgusta Guiem, si hubiera estado con Ramis y si el equipo fuese estable colectivamente y le enseñasen movimientos........pero no ha habido nada de ello hasta ahora.
      No sé si la respuesta es la que esperabas pero es complicado hacer una lectura individual cuando colectivamente el equipo lleva más de 5 meses sin estructura solvente........Veremos como evoluciona él y el equipo. Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar

5 ultimos post de la pizarra ....